Roc-aux-
Sorciers

Introducción

Conocido como el "Lascaux de la escultura," el Roc-aux-Sorciers es un abrigo ocupado en repetidas ocasiones durante el Magdaleniense, hace 15.000 años. Se encuentra en el departamento de la Viena, a 1,5 kilómetros de Angles-sur-Anglin, uno de los pueblos más bellos de Francia. El yacimiento localizado al pie de los acantilados de calcáreo, en la orilla derecha del Anglin, es famoso por las esculturas monumentales presentes sobre más de 50 metros de largo. Fueron realizadas en el hábitat mismo de los magdalenenses ofreciendo así un lugar donde arte rupestre y actividades diarias se encontraban estrechamente vinculados.

Historia de las investigaciones

Lucien Rousseau descubre el yacimiento en 1927, identifica y publica una ocupación Magdaleniense  (Rousseau, 1933). En 1948, Suzanne Cassou de Saint-Mathurin reanuda con las excavaciones de manera intensa hasta 1957. Acompañada de Dorothy Garrod, la señora Cassou de Saint-Mathurin descubre el friso esculpido en 1950 y publica varios artículos. El sitio es declarado monumento histórico el 18 de enero de 1955. Cuando fallece en 1991, Suzanne de Saint-Mathurin lega el sitio y las colecciones arqueológicas al Estado francés. Respetando su petición la continuidad del estudio es, desde esa época, asegurada por Geneviève Pinçon quien publica en 1997, con Ludmila Yakovleva, el friso esculpido todavía in situ. Ella prosigue las investigaciones hasta el día de hoy con un equipo multidisciplinario compuesto por jóvenes investigadores.

Topografía

Orientado hacia el sur, el refugio se ubica al pie de un acantilado de piedra caliza de unos cuarenta metros de altura. Se despliega sobre unos 50 metros y puede ser dividido en tres sectores. La parte ubicada rio arriba, llamada Cueva Taillebourg”, presenta un salidizo tipo cueva cuyo techo decorado se derrumbó por completo durante el magdaleniense. La parte intermedia constituye una reserva arqueológicas. Por último, el refugio esculpido, llamado Bourdois, de poca profundidad, se extiende sobre más de veinte metros.

Crono-estratigrafía

Se ha logrado describir la ocupación del sitio en los dos sectores escavados. La estratigrafía más elaborada es la descubierta por Suzanne de Saint-Mathurin al pie del friso esculpido que aún está « in situ ». Ella presenta una larga secuencia, incluyendo un primer nivel que data del Magdaleniense Superior (ca. 12-10,000 BP), con restos de ocupación que parecen indicar breves visitas por parte de los cazadores-recolectores. El segundo nivel, que fue sellado por el colapso, se ha atribuido al Magdaleniense medio (unos 15.000 BP), y también se encuentra en la Cueva Taillebourg. Los rastros ocupacionales resultan ser más densos durante el Magdaleniense Medio, vale decir durante lo que se dio en llamar el tiempo de los escultores. fue esculpido el sitio.

Contexto arqueológico

Varios niveles arqueológicos han podido ser descritos, pero tratándose de excavaciones antiguas, no es posible indicar con precisión la duración y la frecuencia de la ocupación. La delgadez y la discontinuidad de las capas Magdaleniense Superior y así como también la naturaleza del material arqueológico asociado a ellos tienden a sugerir une ocupación esporádica por parte de los cazadores. Sin embargo, el espesor de los niveles de ocupación atribuidos al Magdaleniense Medio, así como el estudio de la fauna, indican ocupaciones a de largo plazo. La estrecha conexión entre los restos de ocupaciones domésticas y los elementos simbólicos (elementos decorativos, arte parietal y mobiliario) permite sugerir que este refugio cumplía une función específica; una función diferente a la de "santuario", muy a menudo atribuida a este tipo de cuevas profundas y decoradas.

Dispositivo parietal

Básicamente, el arte parietal del Roc-aux-Sorciers se encuentra en dos áreas: río arriba en el techo de la cueva Taillebourg (que lamentablemente se derrumbó) y río abajo, al fondo del abrigo Bourdois. Esta división está vinculada a los sectores excavados. Un sondeo realizado por Suzanne de Saint-Mathurin revela trazas de esculturas en la pared entre las dos áreas, vale decir en el nivel de la reserva arqueológica. Aguas abajo, una escultura que no ha sido totalmente excavada permite suponer que el arte parietal continúa más allá y más profundo que los 50 metros descubiertos hasta ahora.
Se puede distinguir una serie de grabados parietales que se encuentran debajo de las esculturas monumentales. Un análisis del conjunto esculpido muestra que fue organizado por registro y por tema, tanto al fondo del abrigo como en el techo. Varios re-cortes revelan que las imágenes se han modificado varias veces.