Roc de Sers
Sers, Charente
En el sitio prehistórico del Roc de Sers, se descubrió el friso esculpido más antiguo conocido hasta la fecha. Las excavaciones arqueológicas las más importantes fueron realizadas por el Dr. Léon Henri-Martin, de 1909 à 1929. El sitio permitió descubrir varios hábitats en abrigos naturales y miles de útiles en sílex, específicos del solutrense superior (puntas de cara plana, hojas de Laurel), así como plaquetas de calcáreo con grabados de animales. El mayor interés del sitio es el descubrimiento de una serie de bloques de caliza que pertenecieron a un friso esculpido parietal de aproximadamente diez metros de largo. Los bloques originales, están conservados en el Museo de Arqueología nacional.

Santuarios y hábitats

Arte visible, arte secreto Share page with AddThis

Los sitios decorados paleolíticos son generalmente calificados de “santuarios” porque son percibidos como lugares sacralizados, distintos de aquellos donde fueron practicadas actividades de la vida cuotidiana. No obstante, la diversidad de los contextos arqueológicos asociados permite pensar que no pueden ser limitados a esa única función. En los abrigos, las obras expuestas a la luz del día podían ser contempladas por todos y desempeñaban  diferentes funciones para el grupo, sin excluir la noción de “sagrado” asociada a los “santuarios”.

Accesilidad Share page with AddThis

Las obras parietales se encuentran en lugares diversos. Por consiguiente, la elección de la ubicación de las obras no ha sido anodina. Expuestas a la vista de todos o visibles únicamente para los iniciados, esas obras atestiguan de la existencia tanto de un arte dirigido hacia la colectividad como de un arte “privado”.
 
Los Magdalenienses realizaron obras tanto en cuevas como en sitios a cielo abierto. En las cuevas profundas que han sido interpretadas como lugares sagrados, advertimos que son escasos los vestigios ocupacionales. Esas cuevas fueron frecuentadas de manera puntual, a veces durante largos periodos. Aunque las entradas de algunas de esas cuevas son visibles en razón a sus topografías naturales - como los casos de Niaux (Ariège) o en Font-de-Gaume (Dordoña) – cabe señalar que su acceso so es siempre fácil. Asimismo las obras pueden ser ubicadas tanto a proximidad del recorrido principal (siendo en este caso visibles por la gran mayoría de las personas) como en lugares retirados, vale decir en divertículos estrechos o en camarines.
 
Ahora bien, en los sitios decorados a cielo abierto que son dotados de vestigios ocupacionales vinculados a la vida cuotidiana de los Magdalenienses, las obras se caracterizan por su visibilidad y fácil accesibilidad. Sin embargo, las elecciones gráficas  de los artistas no siempre permiten descifrar el conjunto de las representaciones. De hecho, algunas parecen destinadas únicamente a los iniciados.
 
 

Diversidad técnica Share page with AddThis

Además de la ubicación  de las figuras parietales, las elecciones gráficas operadas por los Magdalenienses para la realización de las obras tienden a reforzar su carácter público o privado.
 
Entre esas opciones, las dimensiones de las obras juegan un papel importante: a los grafismos monumentales (visibles por todos) se oponen aquellas más discretas o de tamaño más pequeño.
 
Los Magdalenienses optaron por diferentes técnicas de representación en función de la finalidad de la obra. La pintura, cuyo color se distingue del color del soporte, así como la escultura y el grabado profundo, que permiten crear juegos de sombras, otorgan mayor visibilidad. En cambio, en el caso del grabado fino los trazados son más difíciles de percibir el menos que sean realzados por pintura.
 
La lectura y comprensión de algunas obras es más problemática pues se trata de composiciones en las cuales los grafismos se encuentran yuxtapuestos, superpuestos y sobrecargados por múltiples trazados.
 
 
Le « Sorcier » ou le « Jocond » du Roc-aux-Sorciers

Sitios decorados, sitios ocupados Share page with AddThis

Distintos tipos de sitios fueron ocupados durante el Magdaleniense. Esos tipos se reparten según su morfología (sitios a cielo abierto, abrigos bajo roca o cuevas) y las funciones que cumplieron (hábitat, alto de caza, santuario, etc.). Es difícil caracterizar los abrigos esculpidos magdalenienses ya que los vestigios que se encuentran en ellos remiten al conjunto de las funciones mencionadas más arriba. 

Frecuentación Share page with AddThis

Los abrigos rocosos fueron frecuentados de manera recurrente en la época magdaleniense. La acumulación de capas arqueológicas traduce múltiples ocupaciones en un mismo lugar. 
 
Ahora bien, no basta con considerar esta ocupación en la larga duración, puesto que puede  corresponder también a momentos privilegiados durante los cuales los Magdalenienses acudían en gran número. Esta idea puede ser ilustrada por el Roc-aux-Sorciers donde la configuración y el imponente dispositivo parietal, que puede ser contemplado de lejos, tienen una vocación colectiva. La grande extensión del abrigo rocoso pudo acoger a varias decenas de individuos simultáneamente. El Roc-aux-Sorciers presenta varios criterios de un sitio de agregación, una fuerte densidad de personas, abundancia de producciones simbólicas (arte mueble, colgante, arte parietal) y una reutilización del lugar.
 

Estadía Share page with AddThis

Esos abrigos esculpidos se caracterizan por vestigios ocupacionales que atestiguan de la estadía de los Magdalenienses in situ. La acumulación de vestigios como los restos de fauna o la gran cantidad de restos de talla de sílex constituye una manifestación concreta del tiempo pasado en el lugar. El descubrimiento de armas de caza fracturados así como también de vestigios correspondientes a todas las etapas de elaboración de esas armas demuestran una ocupación continua que se extiende sobre una o varias temporadas. Del mismo modo se observa que varias estructuras como los grandes fogones o la ordenación del piso atestan de esas estadías. La organización del espacio tiende a probar que los ocupantes de esos lugares prestaban una atención particular a la manera de asentarse y distribuirse en el sitio.

Anillos Share page with AddThis

Los anillos son un tipo de trabajo realizado sobre la pared o sobre bloques desde el Auriñacience (abrigo Castanet). Se trata de una perforación en la roca que permite hacer pasar una ligazón. Su disposición no es aleatoria. Durante el Magdaleniense, en el Roc-aux-Sorciers por ejemplo, se localizaban en los bordes verticales de la pared, a veces en los bordes horizontales. Estaban reagrupados en serie de la parte superior a la parte inferior del friso, de la bóveda hasta la roca madre. Los anillos pudieron haber cumplido un papel en la instalación de estructuras de separación permitiendo así protegerse y generar varias áreas habitacionales. Más allá de este aspecto funcional, los anillos participan también de la organización de las figuras, separándolas en diferentes registros temáticos. Ellos constan con frecuencia de elementos de escultura figurativas, por ejemplo los bisontes en el Roc-aux-Sorciers o los caballos en el Cap-Blanc.

Retalla Share page with AddThis

Fenómenos de recortes fueron observados en varios abrigos esculpidos. Se trata de destrucción parcial o completa y/o e algunos casos, de reprender. En cada sitio, se destacan diferentes registros parietales sucesivos. Los bisontes, sujetos que son los más retallados, son reprendidos por caballos (véanse los casos de Cap Blanc, Roc-aux-Sorciers, Chaire-à-Calvin) o cabras (Roc-aux-Sorciers). Los pedazos quebrados se encuentran en las capas arqueológicas lo que permite determinar las fechas de esas intervenciones. Esas diferentes fases de reutilización traducen una apropiación continua de la pared por parte de los Magdalenienses. Esas intervenciones modifican el espacio representado y la distribución de los diferentes temas presentes en el friso. Las representaciones simbólicas en los abrigos esculpidos magdalenienses evolucionan independientemente de todo tipo de innovación tecnológica visible en el equipamiento.