Roc de Sers
Sers, Charente
En el sitio prehistórico del Roc de Sers, se descubrió el friso esculpido más antiguo conocido hasta la fecha. Las excavaciones arqueológicas las más importantes fueron realizadas por el Dr. Léon Henri-Martin, de 1909 à 1929. El sitio permitió descubrir varios hábitats en abrigos naturales y miles de útiles en sílex, específicos del solutrense superior (puntas de cara plana, hojas de Laurel), así como plaquetas de calcáreo con grabados de animales. El mayor interés del sitio es el descubrimiento de una serie de bloques de caliza que pertenecieron a un friso esculpido parietal de aproximadamente diez metros de largo. Los bloques originales, están conservados en el Museo de Arqueología nacional.

La investigación

Una investigación pluridisciplinar Share page with AddThis

La comprensión de las sociedades magdalenienses necesita múltiples enfoques porque los vestigios descubiertos durante las excavaciones son muy variados. Al cruzar las miradas de distintas disciplinas se puede llegar a un conocimiento más pertinente de las sociedades magdalenienses. 

Del vestigio al análisis Share page with AddThis

Los abrigos rocosos son sitios con estratigrafías para el estudio de los que se hace necesario tomar en cuenta la sucesión de niveles de ocupación que han sido enterrados. La particularidad de esos sitios decorados radica en el vínculo estratigráfico que es posible establecer entre las paredes esculpidas y las capas arqueológicas. Nivel tras nivel, los arqueólogos buscan un mejor entendimiento de la organización, coherencia e interrelación de los vestigios de ocupación.
 
Es dable observar que sólo una pequeña parte de los vestigios se ha conservado, entregando así huellas tenues de actividades paleolíticas: caza y pesca (armaduras en huesos o en piedra), domésticas (agujas, raspador, alisadores…), hábitat (fogones, pavimento, anillos para arquitectura ligera o suspensión), dimensión simbólica (colgante, estatuillas, arte mueble, arte parietal) y sepultura.
 
Para comprender un sitio o una estructura, el arqueólogo se ve en la obligación de desmontarlo. Su gesto, indispensable para el conocimiento del pasado, es irreversible. Único testigo de lo que se observó durante la excavación, el registro de datos tiene que ser el más preciso y exhaustivo posible, evitando mezclar observación con interpretación. Eso permite que se pueda retomar ulteriormente los datos recolectados, puesto que esos datos resultan ser los únicos recursos disponibles para los arqueólogos del futuro.
 
En la práctica, el hecho de retomar los datos provenientes de antiguas excavaciones, como es el caso de la mayoría de los abrigos esculpidos magdalenienses, depende de las elecciones realizadas por los excavadores del pasado al momento del registro así como del contexto teórico de la investigación de las épocas en las que se realizaron las excavaciones. Además, hay que considerar que no todos esos documentos llegaron hasta nosotros. El hecho de retomar los archivos de las excavaciones pasadas (planos, apuntes de trabajo de campo, publicaciones, mobiliario), para luego volver al sitio estudiado (análisis de la pared, nuevos calcos) permite nuevas interpretaciones de los sitios en el contexto actual de las investigaciones.
 
Las investigaciones actuales producen nuevas observaciones relativas a los contextos arqueológicos de los sitios (distribución espacial de los vestigios), así como a su medioambiente apoyándose en múltiples disciplinas de las ciencias naturales, humanas y sociales.

Del análisis a la interpretación Share page with AddThis

La comprensión de un sitio y de la sociedad que lo ocupó nace de la puesta en perspectiva así como también del cruce de las observaciones y de los análisis.
 
Las interpretaciones permiten renovar el conocimiento de los sitios y de las sociedades. Estas hipótesis basadas en datos duros, argumentadas y demostradas siguen siendo dependientes del contexto de investigación. En otras palabras, tienen sus límites, se elaboran en diferentes escalas y pueden ser completadas.
 
Se observa, por ejemplo, que en la historia de la prehistoria, las primeras investigaciones se concentraban sobre la cronología y la sucesión de las ocupaciones mientras que hoy en día, las investigaciones se interesan por el análisis de las sociedades en relación a sus territorios y, por consiguiente, por las relaciones funcionales o culturales entre los sitios.
 
 

La formación de los abrigos rocosos Share page with AddThis

Los abrigos esculpidos magdalenienses se ubican en contextos geológicos bien particulares, es decir en carst  calcáreos de naturaleza diferente. El fenómeno de excavación de los abrigos rocosos se basa sobre los mismos príncipes generales: una erosión por el agua que provoca derrumbamientos de la pared.

Contexto geológico Share page with AddThis

 

Hace aproximadamente 150 millones de años, el mar cubría el oeste de Francia. Luego se retira paulatinamente dejando al aire libre los depósitos marinos acumulados. Esos depósitos se erosionan mediante el ahondamiento de los valles mientras que los cursos de agua atacan las formaciones las más blandas. Los carst representan los testimonios fósiles de esos procesos.
 
La alteración física de los acantilados, principalmente por causa de gelifracción, permite la formación de abrigos rocosos. La alternancia de congelación y descongelación hunden los bancos rocosos más blandos y porosos. Progresivamente esos mecanismos crean un saliente, liberando el fondo del abrigo y una terraza o un lecho rocoso. El espacio que se constituye, llamado abrigo bajo-roca, es favorable a la instalación de los hombres del Paleolítico pues proporcionan un techo y un lugar para vivir a la luz del día. 
 
Los sedimentos y fragmentos rocosos que se acumulan en el piso de los abrigos contribuyen al enterramiento rápido de los vestigios abandonados por el Hombre.
 
 

Métodos de análisis del arte parietal Share page with AddThis

El análisis del arte parietal se basa sobre unos métodos adaptados a los sitios estudiados así como también a las problemáticas arqueológicas definidas por el equipo de investigación. En el caso de los abrigos esculpidos, luego de las imprescindibles etapas de registro fotográfico  y del calco analítico , el uso de tecnologías 3D  permite asentar las hipótesis de interpretación de las obras y valorizar los sitios. El fechado de los conjuntos parietales hace posible que se desarrolle una aproximación inter-sitios de los abrigos esculpidos.

El registro fotográfica Share page with AddThis

 

La percepción de las obras paleolíticas, sobre todo de las esculturas parietales, puede variar notablemente en función de la iluminación, la escala y el ángulo de vista al momento de fotografiar las obras. Por lo tanto es necesario hacer variar el conjunto de esos factores, los cuales resultaran cruciales al momento de evaluar los grafismos parietales.
 
Los registros fotográficos de las esculturas y de los grabados se realizan posicionando la cámara paralelamente al plano medio de la pared para limitar los efectos de convergencia de las líneas horizontales y verticales. Luego las fotografías son corregidas gracias a un software de tratamiento de imágenes fotográficas que permite corregir las deformaciones geométricas del objetivo.
 
Las fuentes modernas de luz (spots luminosos fríos, flash) no permiten dar cuenta de la iluminación paleolítica de las esculturas: falta la luz del sol, ya que tres de los cuatro sitios estudiados fueron dejados en la oscuridad por razones de conservación así como también las luces de los fogones que fueron encontrados en la base de las paredes de todos los abrigos. Los modelos numéricos tridimensionales  permiten, no obstante simular esos fogones y paliar en parte esas ausencias.
 
En el Roc-aux-Sorciers  y en Cap Blanc , los restos de pinturas que se conservaron en los dispositivos parietales se pueden ver gracias a las fotografías hechas con luces blancas trabajadas por computadora mediante unos tratamientos colorimétricos.
 
 

El calco analítico Share page with AddThis

El calco analítico es la primera etapa indispensable a todo estudio científico del arte parietal. Mediante el análisis de los estigmas que afectan a la pared (naturales y antrópicos, antiguos y recientes), se puede realizar una lectura correcta de las obras y producir una verdadera cartografía que necesita una leyenda adecuada a cada tipo de marca observada. Se hace necesario tener varias miradas sobre un mismo calco para asegurar una mejor objetividad. 
 
Dos técnicas diferentes fueron adoptadas en función de los sitios estudiados.
 
El calco sobre una hoja de plástico, utilizada en el Roc-aux-Sorciers, es de tipo “desarrollo”. La hoja se apoya sobre una estructura ligera posicionada cerca de la pared pero sin que haya contacto directo con ella. En cambio, para los bloques la hoja se coloca sobre la superficie después de haber conseguido la autorización por los restauradores. Cada elemento por calcar, iluminado por una luz móvil, es dibujado sobre el plástico. Luego, se trabaja el calco gracias a un software de dibujo el que permite descomponerlo por calcos según el tipo de estigmas. Es posible también añadir un calco más estético para restituir los volúmenes.
 
El calco numérico por video-proyección fue instalado por razones de conservación en los otros tres sitios. Las informaciones son recolectadas gracias a una tabla gráfica conectada a una computadora, el que se encuentra a su vez conectado a un video proyector que proyecta sobre un plano paralelo a la pared. El calco es realizado al menos por tres personas (tabla gráfica, luz, indicación de los elementos por calcar), lo que obliga a confrontar los puntos de vista.
 
 
Relevé de la frise de la Chaire-à-Calvin Relevé analytique par projection

Calco y restitución 3D Share page with AddThis

La restitución de los volúmenes de las obras parietales y de los soportes es hoy en día una de las exigencias esenciales del calco. Así es como las técnicas de grabación han tendido a desarrollarse ampliamente en los últimos años. Ancladas en problemáticas científicas, las tecnologías 3D permiten adquirir datos útiles para el análisis de las obras (medidas, cortes y perfiles de objetos, aproximación precisa con respecto de la volumetría de las paredes y de las obras, simulaciones, movimientos virtuales, variaciones de las fuentes de luces, empalme virtual de bloques decorados, comparaciones homotéticas de las formas). Hacen posible también una mejor restitución para el público . Observemos sin embargo que no se substituye del todo al calco analítico  puesto que ese último no cumple las mismas funciones.
 
Se ha procedido a las numerizaciones 3D de la topografía general así como también de las paredes y los bloques de los cuatro abrigos esculpidos. Esa numerización se efectúa  según varios niveles de precisión en función de la naturaleza de las zonas escaneadas (naturales, esculpidas, grabadas). Una regla laser permite de tomar medidas espaciales al emitir un rayo que barre la superficie. Eso permite elaborar un scanner bajo la forma de puntos de coordenadas X Y Z. Una camera numérica captura las imágenes en color que sirven para el primer resultado del modelo numérico (mapping), que se encuentra luego completado por fotografías. El modelo numérico de superficie (MNS) se realiza compilando los datos armonizados. La base de datos de referencia se puede exportar a formatos de uso corriente. 
 
 

Fechados Share page with AddThis

 

La atribución de los conjuntos parietales estudiados al Magdaleniense medio fue posible por sus vínculos con las niveles de ocupaciones. Por una parte, el enterramiento de las esculturas por unas capas arqueológicas y unos fragmentos decorados en el Roc-aux-Sorciers, en la Chaire-à-Calvin  y en Cap-Blanc , nos lleva lógicamente a concluir que las obras encubiertas fueron realizadas en un momento anterior a la realización de los elementos que las cubren. Por otra parte, la presencia eventual de útiles de artistas así como de fragmentos de esculturas retocadas en los niveles de ocupación permite asociarlos con las obras parietales, como en el caso del Roc-aux-Sorciers.
 
Empero, esos indicios no nos permiten un fechado preciso de los conjuntos parietales: las incertezas crono-estratigráficas (número, emplazamiento y extensión de las capas arqueológicas, localización del mobiliario en la estratigrafía) determinadas por la antigüedad de las excavaciones de los abrigos nos impide tener pruebas definitivas. De la misma manera, la proximidad estilística de las obras solamente permite plantear algunas hipótesis de proximidades cronológicas entre los sitios. Los dispositivos parietales de esos sitios tampoco pueden beneficiar de fechados por radiocarbono ya que las únicas evidencias de pintura negra descubiertas en el Roc-aux-Sorciers son a base de óxido de manganeso y no de carbón vegetal. 
 
 

Arqueología de los suelos Share page with AddThis

El análisis de los abrigos se inscribe en el contexto más general del estudio del medioambiente y del paisaje, es decir en el análisis del impacto de la ocupación prehistórica en el ecosistema. La arqueología de los suelos da cuenta de los distintos modos de explotación de los recursos naturales por parte de los paleolíticos. Esos métodos de análisis abren pistas para comprender el asentamiento de un modelo de desarrollo sostenible tanto a nivel de un territorio como a nivel de un sitio mediante el estudio de su mobiliario y de sus estructuras.

El suelo, soporte del hábitat Share page with AddThis

 

Los magdalenienses se instalaron espontáneamente en sitios que ofrecían espacios de vida que satisfacían sus necesidades básicas: a proximidad de un río, en un lugar protegido por una pared expuesta al sol lo que asegura calor y protección o en un sitio claramente identificado dentro  del paisaje (forma de un acantilado, a proximidad de una confluencia…)
El suelo de esos sitios, soporte de las diferentes ocupaciones, contiene informaciones muy valiosas con respecto del hábitat, de la cultura material así como también del medioambiente natural (residuos alimenticios, polen, carbón vegetal…) y de las condiciones climáticas (sol congelado, etc.)
El estudio de esos suelos permite un análisis espacial de las estructuras y de los vestigios. Ofrece también la posibilidad de dar cuenta de la contemporaneidad de las actividades (talla del sílex, curtido de pieles, confección de colgantes) vinculadas a esos vestigios. Los fogones representan estructuras importantes que tienen múltiples funciones (iluminación, calefacción, cocina)  y alrededor de las cuales se organizan las actividades y se estructuran las relaciones sociales. 
 
Los anillos que se observan sobre las paredes y los bloques ubicados en el suelo, pueden haber sido utilizados para fijar pieles que protegían al abrigo y a sus ocupantes en contra de los rigores climáticos. Es posible que esos anillos hayan servido para delimitar a los grupos familiares o para dividir el espacio interior en zonas de diferentes actividades (alimentación, trabajo de pieles, lugar para dormir, etc.)
 

Los recursos en materias primas Share page with AddThis

 

El hombre del paleolítico extrae del suelo los recursos en materias primas. Es posible que este abastamiento provenga de yacimientos cercanos: el Grand-Pressigny para el sílex del Roc-aux-Sorciers (aproximadamente 20km) y el Bergeracois para el Cap-Blanc (aproximadamente 50 km); los depósitos de caliza en Touraine para los conchales utilizados como colgantes en el Roc-aux-Sorciers; los pigmentos y las materias colorantes…
 
Pero también zonas más lejanas como las conchas de los depósitos de caliza en Gironde para el Cap Blanc (aprox. 100 km), o del Atlántico o de Mediterráneo. Algunos sílex exógenos demuestran una circulación sobre vastos territorios o transmisiones por contactos entre grupos. 
 

Arqueología y paisaje Share page with AddThis

A pesar de los avances registrados durante los últimos años en el análisis paleo-ambiental, sigue siendo difícil dar cuenta del paisaje del paleolítico. El derrumbe del acantilado, la reducción de los tejadillos, el desplazamiento de los ríos y la erosión hacen que la cubierta vegetal ya no corresponda al paisaje magdaleniense.
 
Sin embargo observamos que para los periodos de ocupación de los abrigos magdalenienses , los estudios hacen referencia a un paisaje abierto y a un clima frio, similares a los que se registran en los países nórdicos actuales. 
 
A diferencia de la arqueología del paisaje del periodo medieval, observamos que en el caso del estudio de los periodos remotos que aquí nos interesan, las evidencias que uno puede detectar en el paisaje se limitan a los elementos atrapados en los sedimentos de los suelos. En ese sentido, las representaciones parietales representan un testimonio único de la fauna de la época ya que algunos sujetos resultan ser típicos de un periodo frío (antílope saiga). Aunque los Magdalenienses no han entregado una imagen fidedigna de su medioambiente, las especies que componen su universo simbólico remiten sin lugar a dudas a ese contexto. Esas representaciones nos permiten vislumbrar cuales eran los ecosistemas de la época, más aún si uno complementa esta información con los datos entregados por los restos de fauna encontrados en los hábitat.
 
Además de representar la fauna que lo rodeaba, el Hombre magdaleniense buscó dejar su huella en el paisaje mediante la realización de esculturas monumentales en los abrigos naturales. 
 

Protección, conservación, valorización Share page with AddThis

Estos sitios prehistóricos son frágiles y por consiguiente vulnerables. Las excavaciones y los estudios realizados tienden a modificar en profundidad sus condiciones de conservación. Se deba por lo tanto tomar muchas precauciones e instaurar medidas de protección para que esos sitios puedan ser traspasados a las futuras generaciones. Esos sitios a cielo abierto se encuentran actualmente cerrados por razones de conservación. Ello contribuye a modificar en profundidad su aspecto de origen. En cuanto a los sitios que siguen abiertos al público, observamos que el número de visitantes ha sido limitado y que se ejecutaron campañas  de sensibilización a través de acciones de valorización y de intermediación  que asocian numerosos investigadores. 

Proteger y estudiar los abrigos esculpidos Share page with AddThis

 

Los abrigos esculpidos paleolíticos constituyen un tipo de sitios arqueológicos peculiares en la medida en que combinan los constreñimientos vinculados al estudio del arte parietal con los de un sitio de ocupación estratificada. Su protección y estudio se inscriben en un marco institucional nacional bien acotado.
 
Protección de los Monumentos Históricos
Los abrigos esculpidos son considerados como bienes “inmuebles” desde la ley del 30 de marzo 1887. Su protección jurídica  se encuentra regida por la ley relativa a los monumentos históricos del 31 de diciembre de 1913.
 
Los plazos entre el descubrimiento de un sitio y su declaración en tanto que Monumento histórico son variables: el abrigo del Cap Blanc fue descubierto en 1909 y declarado Monumento histórico en 1926; el abrigo Reverdit se descubrió en 1923 y fue declarado monumento histórico en 1947; con respecto de la Chaire-à-Calvin descubierta en 1927 es recien en 1986 que fuera declarada Monumento Histórico; el Roc-aux-Sorciers, descubierto en 1957, fue oficialmente clasificado como Monumento Histórico en 1955. La declaración tiene como meta ubicar bajo la autoridad del prefecto - quien actúa en representación del ministerio de la cultura y de la comunicación - todo tipo de trabajo, modificación o restauración que afecten al sitio. Los alrededores del sitio se encuentran también protegidos sobre un perímetro máximo de 500 metros.
 
 
 
Los estudios y las investigaciones arqueológicas
 
Las excavaciones arqueológicas están sometidas al control del Estado (código del patrimonio). Las excavaciones programadas (que dependen de los programas de investigación) son examinadas por las comisiones interregionales de la investigación arqueológica (CIRA). La autorización es otorga por el ministerio o el prefecto. Las excavaciones preventivas se proponen cuando unas obras de construcción exteriores están previstas. En este caso, las propuestas  se encuentran también examinadas por la CIRA.
 
Estas intervenciones pueden ser de distintas naturalezas: el calco o registro parietal, las prospecciones, los análisis medioambientales e incluso, en algunas casos, la excavación en el caso de que resulte necesario, pero siempre teniendo cuidado de conservar testimonios para las generaciones futuras.
 
 

Conservación de los abrigos esculpidos Share page with AddThis

 

A penas descubiertas y excavadas, las paredes decoradas de los abrigos esculpidos se encuentran sujetas a las acciones de agentes naturales físico-químicos  y/o biológicos así como también a las acciones humanas malintencionadas.
El sitio de la Chaire-à-Calvin (propiedad del departamento de la Charente) está protegido por un cerco Lippi (fig. 1) mientras que los abrigos del Cap-Blanc (propiedad del Estado, gestionado por el Centro de Monumentos Nacionales), Reverdit (propiedad privada) y el Roc-aux-Sorciers (propiedad del Estado) están protegidos por un techo y/o un muro (fig. 2). Además de la protección física en contra de eventuales actos de vandalismo, el techo permite atenuar las variaciones térmicas, proteger la pared contra la luz del sol y las escorrentías del agua que pueden alterar la superficie de las paredes decoradas.
 
La presencia de los propietarios (Reverdit), de los guías (Cap Blanc), o de personas responsables (Roc-aux-Sorciers, Chaire-à-Calvin) permite, por un lado, controlar y acompañar a los visitantes y, por otro lado, velar de manera sistemática por el estado de conservación de las paredes.  En efecto, la inspección visual permite detectar las variaciones ocurridas en las paredes como por ejemplo en el caso de una eventual aparición  o desaparición de minerales biológicos. Un mantenimiento regular puede ser también realizado por el personal a cargo de la gestión del sitio.
 
Muy a menudo, se hace necesario implementar medidas de vigilancia más sistemáticas. Los seguimientos climáticos y biológicos informan respecto de la estabilidad del sitio, particularmente si está abierto al público: aumento de la temperatura, variación de la humedad relativa (fig. 3) o variación de la contaminación biológica interna. Esos parámetros permiten determinar las acciones que hay que llevar a cabo: el tipo de tratamiento que hay que realizar (Reverdit), las obras que se hace necesario emprender (Chaire-à-Calvin). La vigilancia de los alrededores del sitio es también indispensable (agricultura, urbanismo, caminos…) puesto que esos abrigos son lugares abiertos en relación permanente con el contexto kárstico y el paisaje (flujo de agua, fracturaciones, vegetación…).
 
Finalmente, los trabajos de ordenación del territorio y los programas vinculados a proyectos de valorización o restauración tienen que obedecer a un reglamento operativo con normas estrictas que toman en cuenta:
La naturaleza de los materiales utilizados para garantizar su inocuidad.
La manera como los trabajos serán realizados y el control dl impacto de las obras realizadas. 
Si bien algunos años atrás se realizaban moldeados de los sitios en el marco de los proyectos de valorización (Roc-aux-Sorciers), hoy en día, las técnicas de registro numérico de la topografía en tres dimensiones permiten evitar el impacto directo sobre las paredes (Chaire-à-Calvin).
 

Valorización de los abrigos esculpidos Share page with AddThis

 

Los sitios de Reverdit, Cap Blanc y de la Chaire-à-Calvin están actualmente abiertos al público y parte del mobiliario arqueológico está expuesta en museos. En cambio, el Roc-aux-Sorciers está cerrado por razones de conservación, aunque un Centro de Interpretación dotado de una escenografía original permite al público tener una idea precisa del sitio y de su contexto magdaleniense.
 
Las investigaciones conducidas sobre los abrigos esculpidos fueron también objetos de publicaciones en revistas francesas e internacionales, algunas de ellas accesibles por internet .
 
Finalmente, varios reportajes informan al público de las investigaciones llevadas a cabo en esos abrigos, como por ejemplo Los grandes maestros de la prehistoria. El genio magdaleniense, realizado por Philippe Plaiily, transmitido por el canal Arte en 2009.
 
 

El Centro de interpretación del Roc-aux-Sorciers Share page with AddThis

El objetivo central del Centro de interpretación del Roc-aux-Sorciers es hacer descubrir el friso esculpido al mayor número de personas. El público tiene a su disposición varias restituciones: una de tipo arqueológico, otra ligada al imaginario. El choque emocional con la dimensión artística del friso constituye el eje central del encuentro. El objetivo no es imponer una interpretación única sobre del significado del friso. Es más bien presentar, a través de un itinerario definido, los elementos contextuales (espacio, tiempo, vínculos entre arte y hábitat…) y proponer pistas de reflexión para que todas y todos puedan construir su conocimiento y apropiarse de todas las dimensiones del sitio.
Es desde este marco conceptual que la noción de “Centro de interpretación” adquiere su sentido. No se trata de un fac simile clásico. Tampoco de trata de un museo. Pues gracias a las dos restituciones propuestas (una táctil, la otra numérica), el friso esculpido es más un medio que un fin en sí mismo. A través del friso y de la mediación que lo acompaña, el público es actor de sus descubrimientos y de las interrogantes que este testimonio de la humanidad pude suscitar. 
En resumidas cuentas, se puede decir que el Centro de interpretación tiene como meta hacer del visitante el actor de su proprio encuentro con el sitio del Roc-aux-Sorciers.
 
 

Las colecciones en los museos Share page with AddThis

Las colecciones de los cuatro abrigos esculpidos del Roc-aux-Sorciers, Cap Blanc, Chaire-à-Calvin y Reverdit están conservadas en distintas instituciones. La ubicación de las colecciones depende de la historia de los descubrimientos y de la naturaleza de los estudios realizados.
 
Lucien Rousseau descubre el sitio el Roc-aux-Sorciers (Angles-sur-l’Anglin, Vienne), en 1927 y realiza varias campañas de excavaciones entre 1927 y 1939. Identifica la cultura Magdaleniense medio con azagaya Lussac-Angles. La colección y los documentos arqueológicos (cuadernos, fotografías, cartas, etc.) fueron entregados al Museo de Arqueología nacional en 2012 por el señor Jacques Lemounier, nieto de Lucien Rousseau.
Las excavaciones llevadas a cabo por Suzanne de Saint-Mathurin entre 1947 y 1957 y, luego, de manera menos intensiva hasta 1964, permitieron revelar una serie de industria lítica, ósea, arte mueble, y, cosa más notable aún, un arte parietal excepcional. En un primer momento (1973), Suzanne de Saint-Mathurin entregó nueve bloques esculpidos y grabados, tres estatuillas en bulto redondo y una plaqueta grabada al Museo de Arqueología Nacional. Luego, al momento de su muerte en 1991, legó al museo el resto del mobiliario arqueológico junto con los documentos relativos a estas piezas, así como sus archivos y su biblioteca. 
El sitio del Roc-aux-Sorciers ocupa un lugar notable en la galería del Paleolítico. Una vitrina entera está reservada al arte parietal de Angles-sur-l’anglin. Además, una escultura en bulto-redondo y una plaqueta grabada son exhibidas en la sección de la vitrina del Paleolítico superior dedicada al arte y sus interpretaciones.
 
Las colecciones del Cap Blanc se encuentran en distintos lugares: Museo de Aquitania (colección G. Lalanne), Museo del Hombre (colección Vesigné), Museo Nacional de la Prehistoria (colección Peyrony, Roussot, Castel), y Field Museum de Chicago (el esqueleto y los artefactos provenientes de la excavación de la sepultura).
 
Las colecciones del abrigo Reverdit están conservadas en el museo de los propietarios del sitio, la familia Castanet así como también en el museo Nacional de Prehistoria.
 
Las colecciones del abrigo la Chaire-à-Calvin fueron recientemente reunidas en el museo de Angoulême.
 

Rondelle découpée à la vache et au veau du Mas d’Azil

Patrimonio Mundial Share page with AddThis

 

Varias cuevas o conjuntos de sitios prehistóricos franceses o extranjeros están inscritos en la lista del Patrimonio mundial  ya que son considerados como testimonios excepcionales de “obras maestras del genio creador humano” así como también “testimonios únicos o al menos excepcionales de una tradición cultural o una civilización desaparecida”. Tal es el caso por ejemplo de “La cueva de Altamira y el arte rupestre paleolítico del norte de España” y de los “Sitios prehistóricos y cuevas decoradas del valle de la Vézère”, ambos inscritos en la lista del Patrimonio mundial desde 1979 . Estos bienes constan actualmente de 15 sitios, entre los cuales cabe mencionar el abrigo esculpido de Cap-Blanc.
 
El hecho de estar inscrito en Lista del Patrimonio Mundial no solo permite atraer a un público más numeroso. Implica también que el Estado se involucre plenamente para asegurar la integridad, la autenticidad, la protección y la gestión del sitio.